domingo, 6 de octubre de 2013

Grupos y activistas de LGBTI continúan priorizando otros intereses ante reanundación de la cooperación de Noruega



Supimos de buena fuente que la Embajada de Noruega (sí, la misma que a inicios de este año y tras la presión ejercida por el gobierno de Nicaragua sobre esta misión diplomática, decidió suspender su apoyo financiero a una ONG que trabaja temas relacionados a la defensa de los derechos LGBTI en lo que fue calificado como una ´movida estratégica´ del gobierno de Daniel Ortega para eliminar el accionar y presiones de los grupos LGBTIQ), ha decidio ahora reiniciar su cooperación en materia de la defensa de los derechos LGBTI con otra ONG.

La Red de Desarrollo Sostenible (RDS) fue notificada esta semana y de manera oficial por el señor Per Anders Nielsen, consejero de la Embajada de Noruega en Guatemala, que ha sido seleccionada para eventualmente pasar a ser receptora de fondos de esta sede diplomática para la posible realización de un proyecto relacionado a temáticas LGBTI.

Durante el proceso de selección de la contraparte nacional receptora de fondos de Noruega, fueron consultados también los grupos SAFO (lésbico) y Nuevos Horizontes (mixto) pero al parecer, estos dos últimos no lograron superar las evaluaciones técnicas exigidas por Noruega. Nuestra fuente asegura que durante el proceso de exposiciones de trabajo y presentaciones, los grupos ANIT, Casa de los Colores (León), Casa de las Mariposas (Masaya), el grupo lésbico ¨Somos Tribadistas¨, el grupo Nuevos Horizontes, el grupo Camenas Trans y otro grupo de Estelí, ¨hicieron todo lo que tuvieron a su alcance para desvalorizar y desvirtuar las capacidades de los otros dos grupos (RDS y SAFO). Eso fue evidenciado por la representante técnica de la Embajada, Kristin Svendsen, quien se encontraba presente y pudo atestiguar la manera sucia, amañada, coersitiva y mal intensionada con la que trabajan estas organizaciones¨ - afirmó nuestra fuente que no quiso ser identificada.

Por otro lado, los días viernes 4 y sábado 5 de octubre, consultores de esta embajada tuvieron una reunión en el hotel Pueblo Viejo para avanzar en las definiciones conceptuales, temáticas y estratégicas de lo que sería un o unos posibles proyectos a trabajar. Sin embargo, a esta actividad del hotel Pueblo Viejo los grupos mencionados anteriormente no se hicieron presentes ¨en señal de protesta¨ y en su lugar un representante de estos grupos se limitó a decir que ´ellos no participarán por no estar de acuerdo con la decisión de Noruega en favor de RDS y que ahora veremos si en realidad trabajan´  - aseguró nuestra fuente.

Consultamos al activista Ebén Díaz sobre el tema y él afirmó que: ¨es evidente que este proceso no será fácil, será una tarea ardua y dura dado que hay muchos intereses de por medio en todo esto. Por un lado, será un reto para estos pequeños grupos nuevos trabajar un proyecto con la embajada pues carecen de la experiencia. Saben mucho de activismo pero carecen de formación técnica adecuada y ya no digamos que no saben gerenciar ni administrar proyectos. Conozco que RDS tiene estas capacidades pues trabajé con ellos dirigiendo el proyecto de la Agenda Mínima de Derechos Humanos de la diversidad sexual hace un par de años, pero llegarán a un punto en que para estar ´acordes´ al discurso de derechos deberán hacer transferencia de conocimientos hacia los distintos grupos LGBTI beneficiarios del proyecto y eso no será nada fácil con estos pues tienden a ser grupos sumamente conflictivos. Por otro lado, parece observarse que hay ciertos grupos y activistas que priman intereses de otro tipo, económicos, personales, y que no son necesariamente los intereses de la población LGBTIQ a quienes dicen defender y por quienes dicen trabajar tanto. Por otra parte muchos activistas y grupos carecen de criterios éticos y morales, como parece evidenciarse en este caso y persiste una cultura de ´venderse al mejor postor´ por parte de ciertos activistas. Finalmente yo insisto en que, independientemente de lo que diga y haga Noruega, este gobierno la tiene ´jurada´ contra la diversidad sexual tal y como ya se evidenció a principios de año, y tratar de desarrollar un proyecto bajo tales circunstancias será algo sumamente difícil¨ - afirmó.

¨Cuidado que ahora tenemos un nuevo ´chivo expiatorio´ tal y como sucedió con el CEI. Al final, ni la Embajada de Noruega, ni el gobierno de Nicaragua perderán nada si la cabeza de otra ONG rueda en la guillotina tal y como sucedió con el CEI, porque no podrá sostener una posición ´gallo-gallina´ si en realidad quiere tomar el trabajo en serio y mantener una posición acorde con la defensa y reivindicación de los derechos humanos, lo cual inexorablemente les conducirá tarde o temprano a confrontaciones con el gobierno. El apoyo de otros grupos como los grupos de mujeres y feministas es dudoso pues estas se encuentran muy fraccionadas, debilitadas y pasando por varios pleitos y disputas internas y aunque estas son un grupo que se ha declarado en franca oposición al gobierno, el movimiento de la diversidad sexual ha perdido total credibilidad ante los grupos feministas por tres razones: 

Primero, porque muchos activistas de LGBTI han sido expulsados de sus grupos y de dirigir algunos proyectos señalados bajo acusaciones de fraude, robo y sospechas de malversación de fondos bajo serios cuestionamientos éticos y morales, lo cual ha hecho que las feministas ´guarden la debida distancia´ y hayan perdido confianza política en estos activistas y estos grupos.

Segundo, porque varios de estos activistas señalados, ahora manejan un discurso sumamente afín a los discursos del gobierno de Nicaragua, se les ve caminando con emblemas alusivos al gobierno y todo eso automáticamente les hace adversos de las feministas quienes mantienen una prudente distancia. 

Y finalmente porque la mayoría de los grupos y movimientos de LGBTIQ no han sabido acompañar a las mujeres en sus demandas y estas no se sienten necesariamente ´obligadas´ a acompañar a la diversidad sexual, mucho menos si tomamos en consideración que nunca se han establecido alianzas formales entre grupos feministas y de LGBTI, ni establecido criterios para la formación de las mismas. Por ejemplo, con el reciente caso de la aprobación de la ley 779 (de violencia contra las mujeres), solo dos grupos de temática LGBTI han acompañado abiertamente a las mujeres en sus luchas y demandas. El resto de grupos y movimientos de LGBTI (casi 30 en total) no han dicho absolutamente nada en favor o en contra de la posición de las feministas y estas se encuentran sumamente resentidas ante el silencio de los grupos LGBTIQ y sus posiciones tan displacentes, conformistas y distantes. Es casi una contradicción que las feministas han tenido inclusive más apoyo de grupos de hombres (que son muy pocos, casi que contados, y con quienes han tenido menos afinidad genérica) que de los de LGBTI (que son más numerosos y con quienes entendía manejaban mayor afinidad política).

Con un panorama de tal tenor, avanzar en materia de un nuevo proyecto de defensa de los derechos LGBTIQ será algo sumamente difícil. Veremos cuál será la estrategia a seguir.¨ - concluyó en su análisis el activista.

Fuentes: varias, el activista Ebén Díaz, activista en anonimato.
Imagen: Collage realizado con imágenes de la Bandera del Orgullo LGBTIQ y la de Noruega (tomadas de internet, editadas parcialmente).

No hay comentarios:

Publicar un comentario