martes, 21 de mayo de 2013

Grupos de Transgéneros piden inclusión en controvertida ley - pese a que otro esfuerzo que empezaron aún no rinde frutos -



Un diario local publicó hoy que los grupos de la diversidad sexual pedirán al Estado que se les incluya dentro de la recién aprobada ley 779: Ley Integral Contra la Violencia Hacia las Mujeres. La Procuradora Especial de la Diversidad Sexual de Nicaragua, Samira Montiel, anunció ayer que solicitarán incluir a las personas transgénero dentro de la citada ley, que ha creado controversia entre grupos que la consideran injusta y organizaciones que respaldan tal normativa.

La Ley 779 debe reconocer como un femicidio aquellos actos de violencia hacia una persona transgénero”, expresó la funcionaria a los medios de comunicación. También debe reconocer (la ley) los actos de violencia hacia las lesbianas”, sugirió. Según Montiel, “las personas transgénero son las que más sufren violencia en Nicaragua: son asesinadas o violentadas, pero la ley no reconoce la existencia de estas personas”.

La petición, que está hecha al menos pública y verbalmente, debe ser enviada a la Asamblea Nacional para que se discuta y se apruebe o rechace. La citada ley se encuentra bajo discusión de los miembros del poder judicial, que están divididos en aprobar una reforma a la norma para obligar a las víctimas de violencia doméstica a mediar con sus victimarios “en delitos menores”.

Consultado el activista Ebén Díaz sobre esta situación comentó: Si bien estoy de acuerdo con todo esfuerzo que tienda a reivindicar los derechos de LGBTIQ, hemos de considerar el contexto actual: En primer lugar, no existen alianzas suficientes dentro de los grupos Trans ni dentro de la comunidad LGBTI para impulsar modificaciones a esta ley. Los grupos de personas Trans están divididos y no han sido consultados todos, pues son varios grupos. Por otro lado no existe un movimiento LGBTI unificado y eso le resta fuerza a la propuesta a la hora de avalarla y presentarla pues tanto el aval político como la alianza política son importantes pero no se han garantizado y los pocos grupos Trans irían totalmente solos y en total desventaja pues no han solicitado apoyo de grupos de lesbianas o gays o grupos mixtos - que desconocen totalmente propuesta alguna de parte de los grupos de personas Trans - y que son total y estratégicamente necesarios en materia de apoyo. Otros intentos similares que han realizado anteriormente - como por ejemplo cuando se presentó la discusión del Código de la Familia - igual demostraron que fueron infructuosos precisamente por la falta de consensos y el debido establecimiento adecuado de alianzas.

En segundo lugar, me sorprende grandemente que se pretenda hacer una petición de revisión o apelación para la inclusión en la ley 779 - que entendería son los recursos que caben en el estado actual del proceso - cuando ni siquiera la famosa propuesta de ley de identidad de género, que entiendo estuvieron trabajando el año pasado con el apoyo de Samira, ha sido presentada aún a la Asamblea Nacional. Es como reza el viejo proverbio: ´gastan pólvora en zanates´. Como los grupos Trans no cuentan con un plan articulado y adolecen de una estrategia adecuada entonces disparan a lo primero que se les presenta sin tener el horizonte claramente definido y no se puede ´dejar a Dios por Dios´. 

En tercer lugar, lo más probable es que esto se presenta bajo el contexto de una movida estratégica del gobierno para favorecer intereses de algunas pocas personas afines que buscan cómo ´llevarse los laureles´ haciendo resonar ´buenas intensiones´ pero en el fondo lo que menos les interesa es que pase a más y que los grupos Trans queden totalmente opacados. El problema es que los grupos Trans, ante la falta de valores, criterios y análisis propios, son muy susceptibles de manipulaciones oportunistas y tienden a caer en la trampa de los ´cantos de sirenas´, tal y como sucedió recientemente cuando algunos grupos de personas Trans fueron manipulados por un funcionario de gobierno en contra de una ONG con la que trabajaron por varios años un proyecto” - concluyó el activista.

Fuentes: varias, ver www.laprensa.com.ni, el activista Ebén Díaz.
Foto: Procuradora de Diversidad Sexual de Nicaragua, Samira Montiel y el activista LGBTI Ebén Díaz (fotos tomadas de internet).

No hay comentarios:

Publicar un comentario