viernes, 5 de abril de 2013

El activista Ebén Díaz hace una denuncia pública contra el gobierno de Nicaragua por evidente discriminación contra LGBTI

-->

Reproducimos a continuación la denuncia pública que hace breves minutos expresara el activista Ebén Díaz sobre las amenazas del vicecanciller de Nicaragua, señor Valdrack Jaentschke contra la población LGBTIQ del país:
¨Amig@s, hago esta grave denuncia pública. Hace escasos días el vicecanciller de Nicaragua, señor Valdrack Jaentschke (foto inserta), hizo una llamada al Viceministro de cooperación del Reino de Noruega en Nicaragua, señor Ole Overaas, a quien sentenció de manera contundente diciéndole que el tema LGBTI en Nicaragua es un ´tema sensible´ y que en consecuencia se debía revisar y valorar su condición de donante y que no podía seguir financiando a ciertas ONG´s del país que trabajan proyectos en alianza con las distintas expresiones de LGBTIQ.

Con esta acción del señor Jaentschke, quien obviamente está representando al gobierno del señor Daniel Ortega, sienta un antecedente sumamente delicado para los y las activistas de LGBTIQ del país y también para las distintas organizaciones y movimientos de la diversidad sexual porque atenta contra la libertad de las personas y contra nuestro trabajo y activismo y continúa su política de discriminación y violencia contra el gremio LGBTIQ del país. Esta forma hostil de querer sesgar la participación y demandas del gremio LGBTIQ tiene ya precendentes de hace 3 años cuando el señor Ortega emprendió una batalla contra muchas organizaciones no gubernamentales que no estaban ´en línea´ con su gobierno ni han estado de acuerdo con la forma en que gobierna.


En Nicaragua no ha existido un abordaje serio y responsable de la cuestión LGBTIQ y este gobierno no es la excepción. Lo sentenciado por el señor Jaentschke contra el ministro consejero Overaas no es sino una muestra más de que el discurso es pura demagogia y que en el fondo al gobierno de Nicaragua no le apetece absolutamente en nada el reivindicar los derechos de ningún sector, sino por el contrario continuar un proceso de desgaste social de modo de debilitar expresiones de la sociedad civil como estas para aniquilarlas poco a poco al mejor estilo facista. Lo actuado por el vicecanciller Jaenschke constituye una muestra más que evidente y fehaciente de que el gobierno de Nicaragua no quiere hacerse responsable de implementar compromisos asumidos a nivel internacional a favor de la población LGBTIQ del país, tales como la Carta Internacional de Derechos Humanos (y todos los documentos vinculados a esta), las distintas declaraciones vinculantes surgidas en el seno de la OEA a favor de la población LGBTIQ que el gobierno de Nicaragua ha refrendado, el compromiso asumido sobre las recomendaciones derivadas del Examen Periódico Universal hechas al Estado de Nicaragua en Naciones Unidas, los Principios de Yogyakarta sobre la aplicación de la legislación internacional de Derechos Humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género que establecen estándares legales de común consenso y aplicación a nivel internacional y ya no digamos la Carta Magna de este país que claramente establece el principio de igualdad para todos y todas los y las nicaragüenses.

 
Desde mi posición como activista y defensor de los Derechos Humanos de LGBTIQ, hago la denuncia púbica de el señor Jaentschke porque considero que el gobierno de Nicaragua, a través del vicecanciller, está abusando de su autoridad al pretender orientarle a la cooperación internacional quién debe o no debe ser sujeto de fondos concedidos en calidad de cooperación. Este no es más que un plan maquiavélico orientado desde la residencia presidencial en El Carmen, en contra de la población LGBTIQ del país a quienes una vez más se nos pretende cercenar derechos y queda más que en evidencia que el discursete hueco de ¨vivir bonito, vivir bien, vivir saludable¨ que se ufana de predicar a diestra y siniestra la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia de la República de Nicaragua, no aplica para todos y todas los y las nicaragüenses y se nos continúa tratando como ciudadanos de quinta categoría.¨

Fuente: el activista Ebén Díaz (publicada con el debido permiso del activista). 
Imagen: Valdrack Jaentschke, vicecanciller de Nicaragua (tomada de internet).

4 comentarios:

  1. No hagan que quienes los seguimos,pensemos que son sectarios; empezando por el uso de siglas. El hecho de que ustedes estén súper empapados del significado de sus siglas, no quiere decir que todos lo estemos igual. POR DIOS, ¿QUE QUIERE DECIR LGBTI?... Ya están como en los años ochenta, cuando nos llenaron de siglas y siglas y siglas para todo, como si tuviésemos obligación de saber de inmediato sus significados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Erick: Gracias por tu mensaje. Tu pregunta es acertada y en efecto, a veces el activismo constante nos hace ´obviar´ que no todo el mundo maneja nuestra jerga. Dentro del activismo de la diversidad sexual, las siglas LGBTIQ se utilizan para hacer referencia a las lesbianas, gays, bisexuales, personas Trans, intersexuales y queers. Si tienes alguna otra inquietud, estamos para servirte. Mil gracias por leernos. CHN,

      Eliminar
    2. Estimado Erick: Gracias por tu mensaje. Tu pregunta es acertada y en efecto, a veces el activismo constante nos hace ´obviar´ que no todo el mundo maneja nuestra jerga. Dentro del activismo de la diversidad sexual, las siglas LGBTIQ se utilizan para hacer referencia a las lesbianas, gays, bisexuales, personas Trans, intersexuales y queers. Si tienes alguna otra inquietud, estamos para servirte. Mil gracias por leernos. CHN,

      Eliminar
  2. ¿y si es una estrategia para limpiar nombres? y sale mejor echarle la culpa al gobierno? ademas, sobra que decir sobre el mal manejo de los fondos y poder dentro del CEI, y sus anomalías visibles! y el miedo que rodea culpar a la Hija del "Presidente" de la república de Nicaragua, por su mal trabajo y liderazgo defacto igualito a su papi y mami. No defiendo a nadie! culpo a las dos partes.... por no hacer bien el trabajo y el otro... por seguir reproduciendo patrones androcentristas.

    ResponderEliminar