martes, 13 de diciembre de 2011

Derechos Humanos... y cómo pintan en Nicaragua para la Diversidad Sexual? (entrega 2 de 2).



El panorama de los derechos humanos en Nicaragua es incierto. Precisamente hoy en la mañana en un conocido programa de televisión se comentaba que Nicaragua nuevamente reprobó el examen de derechos humanos por parte de Naciones Unidas. Un alto funcionario de esta organización en Nicaragua – ante los comentarios y el acoso de los medios de comunicación – se limitó a decir que Nicaragua ¨avanza¨ pero no quiso referirse a nada más…. ¨el que calla otorga¨ reza el viejo adagio. Qué más pruebas del atraso en materia de derechos humanos se pueden pedir si un funcionario de la ONU no se atreve a decir nada más al respecto?

Y el clima no pinta nada bien desde las ¨organizaciones de diversidad sexual¨ que supuestamente defienden los derechos de las personas LGBTIQ en este país. La cultura del ¨caudillismo¨ y el ¨cacicazgo¨ las permean – comentó un conocido analista de temas de derechos humanos y diversidad sexual que no quiso ser identificado -. ¨Dicen defender nuestros derechos pero más que organizaciones u ONG´s son empresas personales que solo buscan fondos de la comunidad donante para mantenerse sempiternamente en sus puestos de dirección, asegurarse sus salarios y lo que menos hacen es defendernos. No promueven una cultura del relevo generacional. Todo lo contrario… hacen todo lo posible por mantenerse en sus puestos directivos ´forever and ever´ (entiéndase: por siempre y siempre).

No tienen planes unificados, cada organización tiene su propia agenda, algunas incluso hasta partidistas y cada quien ´jala agua para su propio molino´. Las pocas cosas que emprenden están totalmente descontextualizadas y ajenas a la realidad de las personas LGBTIQ. No entienden la cultura de autoeducarse y solo ´predican hacia fuera lo que nunca han podido asumir como una práctica de vida personal ni a lo interno de sus organizaciones´. En otras palabras: ´candil de la calle, oscuridad de tu casa´. No han emprendido un proceso de autoeducación y autoformación a lo interno de sus mismas organizaciones de diversidad sexual y, por ende, el mismo gremio LGBTIQ carece de muchas herramientas, destrezas, capacidades y adolecen de un discurso – si así se le puede llamar – poco coherente, mal articulado, poco convincente y sin mayor contenido político (pues no tiene sustento en materia de derechos, no reconoce el contexto inmediato ni los posibles escenarios a futuro, su accionar es tardío, pasan por alto la memoria histórica y la experiencia, olvida el activismo y la reflexión sobre el mismo, carece totalmente de objetivos y de identidad propias, etc). Los pocos ´esfuerzos´ que han hecho supuestamente por unificarse o mantener temas o agendas en común no han pasado de un par de ´reuniones de intensión´ que luego han quedado en el olvido y a las que no les han dado mayor seguimiento pues bien sus intereses personales no les permiten amalgamar un trabajo consensuado por miedo a perder sus ´tronos´ y sus correspondientes ´cacicazgos´ y poder.

Todas se ven unas a otras como ´la competencia´ y hacen todo lo posible por poner zancadillas y obstáculos al trabajo de sus pares para estropear sus planes y sacar ventaja de ello. Practican mucho la cultura del sabotaje, el plagio, el malinformar y el chisme sobre todo hacia el cuerpo de donantes, con tal de impedir que las otras organizaciones ´de la competencia´ salgan adelante. Equivocadamente le llaman ´multiplicación y crecimiento´ al proceso de división que sufren cuando entre los propios líderes y liderezas de un grupo no pueden ponerse de acuerdo y se separan. Entonces luego dicen que crecieron y que han ´parido un nuevo grupo´ cuando en realidad sus ansias de poder no les permiten compartir y, en consecuencia, se separan y forman otro nuevo grupo - comentó el analista -.

Inclusive algunas de estas organizaciones practican la homofobia, la lesbofobia, la misoginia y la transfobia. Recuerdan el caso del grupo TransGay de Managua que fuera acusado de prácticas homofóbicas y discriminatorias por dos de sus ex-líderes? Al final el grupo terminó dividiéndose y sus ex-líderes formaron otros dos nuevos grupos. De igual manera sucedió con los líderes gays del grupo IDSDH que fueron acusados por el grupo lésbico SAFO de practicar con ellas la misoginia y la lesbofobia. Estos son ejemplos más que evidentes de esa cultura machista, patriarcal, homofóbica, lesbofóbica y misógena de la que estoy hablando, que permea las vidas y la práctica de estos grupos ¨defensores de derechos´ y que nos hacen pensar que bajo el mismo tenor podemos esperar ser tratados/as y abordados/as por estos supuestos ´defensores´ de nuestros derechos. Ya no digamos de la poca credibilidad que podemos tener en grupos como estos.

Por otro lado, el cuerpo donante no ´aprueba el examen´ de mejor manera: La cooperación se facilita entre el dilema de un gobierno que condiciona cada vez más su actuar hacia una cooperación oficial que pase por la bendición de la pareja presidencial para uso en sus propios efectos e intereses y entre unas ONG´s que pueden recibir fondos pero que no garantizan un trabajo eficaz y eficiente y cuyos resultados – hasta la fecha y luego de tantos años de ´recibir plata´ - no han sido más que mediocres (por calificarlos de una manera más adecuada y aproximada). La cooperación es un negocio – afirmó el analista – que ´debe´ cumplir con asignar fondos a X cantidad de ONG´s al año (para mantener sus propios salarios y personal en el país) y que, en la mayoría de los casos, condicionan el acceso y el otorgamiento de dichos fondos a través de ´argollas´, ´patas´, ´amiguismos´, etc., todos estos criterios poco profesionales sobra decirlo. Si no conocés a nadie dentro de estas entidades donantes, o no les caes bien… olvídate que tendrás acceso a fondos.

El gobierno condiciona a la cooperación a financiar solo los proyectos que le interesa mantener a flote para su propia conveniencia. Prueba de ello es que a la Procuradora de Diversidad Sexual no le asignan fondos y la mantienen como títere con un presupuesto mínimo sin mayor radio de acción e impacto. Pero sí tienen interés que financien a un para-grupo de diversidad sexual de la juventud sandinista que hasta ahora no ha presentado planes de trabajo, ni propuesta de proyectos y del cual suponemos que les facilitan recursos solo para que ´hagan ruido´ cuando les conviene en actividades partidistas, pero no tienen mayor impacto ni radio de acción que ese, pues obviamente a la pareja presidencial no le conviene ni le interesa el empoderamiento de la juventud.

Y por otro lado se han llevado tremenda sorpresa con las pocas organizaciones de la sociedad civil que han financiado en temas de diversidad sexual, pues tardíamente se dieron cuenta que no cuentan con la solidez ni la credibilidad adecuadas y el impacto esperado de sus proyectos no ha sido ni remotamente lo que esperaban. Los resultados de sus ´trabajos´ son mediocres, de poco alcance, mal ejecutados, e incluso algunas han mal utilizado y malversado los recursos que les han facilitado. Ante estas situaciones algunas entidades donantes se debaten entre el dilema de seguir existiendo y facilitando recursos pues ya de por sí, sus principales ´aseguradores de fondos´, han decidido retirarse del país - finalizó el analista -.

En medio de todo este panorama tan complejo… el tema de los derechos humanos y sobre todo, para la diversidad sexual, tendrá una oportunidad todavía?

Fuentes: Comunidad Homosexual de Nicaragua - analista de derechos humanos y género que no quiso ser identificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario