sábado, 31 de diciembre de 2011

Balance final de 2011 para la diversidad sexual en Nicaragua


Antes de todo queremos brindarles un caluroso saludo de fin de año y de año nuevo 2012. Esperamos que todos y todas nuestros y nuestras lectores y lectoras hayan disfrutado de un excelente año 2011, que todas sus metas hayan sido cumplidas y les deseamos un rotundo éxito para el nuevo 2012.

No podíamos concluir este año sin dar un vistazo a todo lo acontecido en 2011 dentro del ámbito de la diversidad sexual y tratar de ¨balancear¨ de alguna forma todo lo ocurrido. A continuación les presentamos nuestro resumen de fin de año, tomado de diversas declaraciones facilitadas por algunos y algunas activistas LGBTIQ del país:

Concluimos el año con un balance negativo para la diversidad sexual en el país. Este año fue sumamente ¨duro¨ (por calificarlo de alguna forma) para la comunidad LGBTIQ del país. Fue un año de transición (por la cuestión electoral) que a todas luces no se supo aprovechar de modo que brindara ¨réditos¨ positivos para la diversidad sexual. La campaña política hizo que todos y todas los y las candidatos y candidatas políticos en contienda se trataran de aprovechar de un cuasi-discurso muy conveniente para tratar de acaparar el voto de la diversidad sexual con ¨cantos de sirena¨ que prometían firmamento, cielo y tierra para que estas personas votaran a favor de este u otro candidato o candidata en la contienda - comentó un activista gay -.

Inclusive algunos partidos políticos y grupos juveniles afines a estos, trataron de ¨asaltar¨ espacios que tradicionalmente han sido de la diversidad sexual, para satisfacer sus propios intereses de cara a la contienda política, tal y como sucedió en el mes de junio cuando un grupo de jóvenes LGBTIQ de la juventud sandinista (ligada al partido de gobierno del presidente Daniel Ortega) hicieron todo lo posible por apropiarse del espacio de la marcha del orgullo LGBTIQ que tradicionalmente se realiza todos los años para el 28 de junio. No lograron tomarse dicho espacio por las posiciones duras y cuestionamientos contrarios al ¨partidarismo¨ que pretendían implantar estos jóvenes del gobernante FSLN por parte de activistas LGBTIQ serios que no dejaron en ningún momento que ningún partido político se tomara dicho espacio - concluyó dicho activista -.

Por otro lado, fue más que notorio el hecho que si bien Samira Montiel, Procuradora de Derechos Humanos para la Diversidad Sexual, intentara en múltiples ocasiones ¨unificar¨ al gremio LGBTIQ (que continúa muy fraccionado y sin propuestas serias y mucho menos consensuadas) no pudo lograrlo debido a la posición partidista que ella abiertamente ha manifestado. Samira Montiel ha expresado en múltiples ocasiones que ella trabaja para el gobernante FSLN de Daniel Ortega y ello ha opacado su accionar, pues ha perdido credibilidad entre los espacios LGBTIQ de la sociedad civil y ONG´s y, en opinión de varios y varias activistas LGBTIQ del país, eso le resta seriedad y hace que Samira se ¨parcialice¨ hacia los intereses del partido de gobierno en lugar de ser una funcionaria al servicio de las mayorías, todo por propia conveniencia personal. Samira Montiel ahora es una funcionaria que responde en primer lugar a los intereses del FSLN y de Daniel Ortega y ya ha perdido credibilidad y seriedad para defender los intereses del sector LGBTIQ de Nicaragua - comentó otro activista gay -.

Por otro lado, las organizaciones y movimientos de diversidad sexual no cierran con un balance mejor que el de Samira y continúan siendo totalmente ajenas a la realidad LGBTIQ del país, priorizando los intereses de sus propios líderez y liderezas. Continúan sin un discurso unificado, sin agendas consensuadas y sin resultados tangibles y que brinden verdaderas respuestas a las personas LGBTIQ del país y a la reivindicación, valía y garantía de sus derechos humanos que continúan siendo violentados constantemente. Continúan primando el ¨activismo¨ por el simple hecho de solo hacer eso, sin dar cabida a la reflexión y a la construcción de propuestas políticas unificadas y adecuadas para todo el movimiento de manera unísona, y la gran mayoría se ha conformado con manejar el discursete barato y populista del partido de gobierno, el cual carece totalmente en su práctica y garantía de resultados vivenciales de los derechos humanos y su aplicación para las personas de la diversidad sexual.

Al inicio del año una organización intentó hacer valer una agenda mínima de derechos humanos para la diversidad sexual que presentaron de manera pública, pero posteriormente, dicha agenda ha tratado de ser plagiada por otro grupo de diversidad sexual que trata de tomar ventaja de lo realizado por el grupo anterior y al final ningún grupo tuvo la capacidad suficiente para aprovechar el momento y la coyuntura electoral para presentar dicha agenda a los partidos políticos en contienda electoral ni a sus respectivos candidatos y candidatas. Este constituye un ejemplo más que fehaciente de cómo un momento histórico único que debió aprovecharse y al que se le debió haber prestado toda la atención, recursos y movilización posible por parte de estas organizaciones y movimientos de diversidad sexual, se perdió por la falta de madurez, falta de organización, abuso de intereses y posiciones personal, rencores y envidias, resultando más bien en detrimento de los intereses de la diversidad sexual en lugar de haberse aprovechado el momento y el documento en su favor.

Continúa el ¨liderazgo¨ LGBTIQ del país fraccionándose cada día más y pensando, de manera retorcida y errónea, que la cooperación internacional ¨debe¨ facilitarles fondos para su subsistencia. Se han olvidado completamente que dicha cooperación facilita fondos para trabajos y resultados concretos, para que hagan reivindicar y valer los derechos de la población LGBTIQ y no para mantenerles en sus tronos y cacicazgos. No pueden seguir con ese discurso de que ¨yo soy la pobrecita lesbianita - o trans, o gay - que soy violentada/o todos los días, pobrecita/o de mi... deben tener compasión y misericordia de mi y ¨darme plata¨ para mantenerme. Habremos visto semejante barbaridad.

Los y las activistas LGBTIQ del país siguen con la mentalidad de que todos son líderes y liderezas ¨for ever and ever¨ (por siempre y siempre) al frente de estas organizaciones y movimientos y carecen de procesos de formación de nuevos y nuevas líderez y liderezas (a manera de relevo generacional) pues no les conviene ¨dejar de chupar la teta¨ y se han entronizado en dichas organizaciones y movimientos hasta que dejen de existir pues no les interesa más que continuar teniendo la ¨sartén por el mango¨- comentó una activista lésbica -.

Por otro lado otros y otras activistas que supuestamente hacen incidencia por medio de sitios webs y blogs en internet y que se hacen llamar comunicadores sociales, no hacen sino dedicarse a ¨comunicar¨ sobre temas de farándula nacional y de concursos de belleza, series de televisión y candidatas a reinas de belleza. Con ello lo único que hacen es reforzar los clichés y tabúes que tradicionalmente han sido y continúan siendo ligados hacia las personas de la diversidad sexual - que los gays y trans solo pensamos en concursos de belleza y en ser ¨reinas¨ de belleza -. Creemos que ya es hora de hacer un alto hacia esas cosas... queremos activismos serios y responsables y no en cuasi-activismos que no son más que para-comedias y parodias disfrazadas de aquellos clichés y tabúes a los que tradicionalmente hemos sido ligados y ligadas y que no hacen nada más que reforzar la discriminación hacia nosotros y nosotras. De qué sirve ¨alabar¨ el papel gay que una determinada persona hace en una serie de televisión si esa persona nunca se ha identificado con la diversidad sexual y vive en su ¨propia burbuja¨ y en la vida real esa persona es transfóbica y usa un lenguaje discriminador y homofóbico contra otras personas de la diversidad sexual? Debemos aprender a ser más serios y responsables sobre estas cosas - comentó una activista transexual -.

Imagínense ustedes si ante tal panorama (breve todavía) si nos hubiéramos atrevido a redactar una correspondiente carta al niño Dios? Qué le habríamos pedido?

Este ha sido nuestro resumen de 2012, el que como podemos ver concluye de manera muy negativa y sin logros relevantes para la diversidad sexual de Nicaragua. Ojalá todo esto nos sirva para reflexionar de manera que podamos posicionar nuevamente el tema LGBTIQ en la agenda pública del país tal y como se lo merece.

Les deseamos nuevamente unas felices fiestas de fin de año y confiamos en que una luz de esperanza pueda alumbrarnos a todos y todas en el nuevo 2012. Nos vemos el próximo año.

Fuente: Comunidad Homosexual de Nicaragua - CHN. Activistas LGBTIQ consultados y consultadas que prefirieron el anonimato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario