viernes, 18 de marzo de 2011

Delincuentes para Presidentes



Tal y como lo hemos dicho antes en múltiples ocasiones. Solo en este país se ven estas cosas. Son dos ¨joyas¨ las que descaradamente, sin reparos éticos, morales y sin contemplaciones de ningún tipo, ¨haciéndose de la vista gorda¨ sobre las acusaciones y presunciones penales y criminales que tienen pendientes con la justicia del país, dos cuasi-políticos nicaragüenses, los dos mayores delincuentes que la historia moderna de este país ha visto, se perfilan como los dos más grandes ¨presidenciables¨ en la contienda electoral de noviembre próximo.

Veamos el perfil de cada uno de ellos y recordemos:

Daniel Ortega Saavedra:
Pesa sobre él una acusación (que casualmente duerme el sueño de los justos en algún escritorio de los juzgados de Managua) y condena moral y sanción ética, amén de la objeción de conciencia y sanción pública por la violación que hizo a su hijastra Zoilamérica Narváez, hija de su actual mujer Rosario Murillo (quien se hizo de la ¨vista gorda¨ sobre el asunto). Nicaragua es el único país del mundo que se da el ¨lujo¨ de tener como su actual Presidente a un violador.

Violentó la Constitución Política de Nicaragua haciendo que los magistrados (delincuentes también) de la Corte Suprema de Justicia le dieran el aval político necesario para correr como candidato en un siguiente período presidencial, a través de la ¨interpretación¨ de la Constitución y tras una resolución a todas luces violatoria de la Constitución misma que claramente indica en dos artículos que él NO puede ser candidato presidencial.

Sus relaciones con personajes mundiales ligados al terrorismo y el tráfico de drogas (Gadafi, Castro, Chávez, Marulanda y Escobar) le han hecho merecedor del repudio internacional. Es el responsable de la famosa ¨piñata¨ sandinista que otorgó propiedades expropiadas para regalarlas a sus allegados políticos.

Es ¨vox populi¨ que personajes de la talla del ex-candidato presidencial Herty Lewites, el famoso boxeador nicaragüense Alexis Argüello y el periodista Carlos Guadamúz se presume fueron asesinados por oponerse fuertemente a Ortega.

Al igual que sucedió durante el gobierno de Arnoldo Alemán, Daniel Ortega hace gala y lujo de funcionarios corruptos y licenciosos que se permiten todo tipo de extravagancias y libertades en sus puestos tal y como ha sido destapado a la luz pública muy recientemente con casos de manejos inapropiados de fondos públicos en el Ministerio de Hacienda y en la Dirección General de Aduanas.

Actualmente y bajo acusaciones de enriquecimiento ilícito Daniel Ortega se ha negado a rendir cuentas públicas sobre los millones de dólares que la cooperación venezolana está enviando a Nicaragua. Se presume que todos estos millones están siendo invertidos por la familia presidencial en empresas fantasmas e inversiones camufladas.


Arnoldo Alemán Lacayo:
Ex-Presidente de Nicaragua y ex-presidiario. Su período presidencial estuvo plagado de presunciones criminales y de corrupción personal y de sus allegados políticos y partidistas, familiares cercanos y funcionarios públicos totalmente corruptos.

Fue responsable del saqueo de millones de dólares que ingresaron al país como donaciones posteriores al paso del huracán ¨Mitch¨ que asoló Nicaragua en noviembre de 1998, dinero que ¨lavó¨ a cuentas bancarias en Panamá, Estados Unidos, Suiza, Islas Caimán y Bahamas. Se le recuerda por el enriquecimiento desmesurado que vivieron sus familiares y más cercanos allegados, así como también el ¨derroche y el lujo¨ con el que solía malgastar fondos del erario público del segundo país más pobre de América Latina. Solía viajar con comitivas presidenciales enormes (que incluían a toda su familia) y derrochar en lujo y confort.

Alguna vez se hospedó en hoteles exclusivamente lujosos, extravagantes y de los más caros del mundo tales como el Ritz de París y el Burj Al Arab de Dubai (todos pagados con recursos públicos). Todavía tiene cuentas pendientes con la justicia por acusaciones de tráfico de drogas, tráfico de influencias y lavado de caudales públicos. Arnoldo Alemán favoreció la corrupción pública y se enriqueció a una velocidad y con una ¨sed¨ tan desmedidas que superó en cuestión de tiempo a sus antecesores los Somoza.

Por una ¨vendeta¨ política fue juzgado y condenado a 20 años de prisión acusado de fraude y malversación de fondos públicos. De esta condena estuvo guardando presidio por algunos meses pero fue liberado posteriormente al hacer méritos suficientes para su liberación cuando accedió a un pacto político con Daniel Ortega.

Actualmente es el político nicaragüense más repudiado en el país.

Fuentes: www.politicaymundo.com www.elnuevodiario.com.ni www.laprensa.com.ni www.confidencial.com.ni www.brujulasemanal.com.ni

No hay comentarios:

Publicar un comentario