jueves, 5 de agosto de 2010

Entrevista hecha a Renato Sabbadini, Co-Secretario General de ILGA para la CHN


Publicamos a continuación la entrevista que en exclusiva para este blog nos concediera Renato Sabbadini, Co-Secretario General de ILGA sobre el contexto actual de esta organización y del movimiento LGBGTI a nivel mundial.

CHN:
1.- Renato, crees que los y las activistas LGBTI actuales en realidad tienen bien definido un horizonte claro (con metas claras) hacia donde se debe enrumbar el activismo local, regional y mundial? O más bien consideras en el activismo LGBTI actual cada quien se dispara por donde se le ocurre?

Renato:

Creo que a nivel mundial todos los componentes del movimiento LGBTI están
de acuerdo en al menos dos objetivos principales: la despenalización
universal de la homosexualidad y la des-patologización de la identidad
trans. Es a nivel local, nacional o regional que diferencias surgen en
términos de prioridades, porque la situación concreta que cada organización
tiene que enfrentar a diario puede diferir considerablemente de la de otra
organización con sede en otro país. Déjeme darte un ejemplo: todos estamos
de acuerdo que la homosexualidad debe ser despenalizada en todas partes,
pero si tu vives en un país donde la homosexualidad ya no está tipificada
como delito, tu puedes tener una prioridad diferente, como la lucha contra
las jerarquías religiosas que intentan de parar tu campaña a favor de
matrimonios del mismo sexo. Todos estamos de acuerdo en des-patologización
de la identidad trans, pero tal vez tu primera prioridad en el ámbito local
es parar la matanza o los ataques violentos contra las personas trans.
Estas diferencias están plenamente justificadas y comprensibles y debemos
considerarlas como una prueba de la fuerza y la flexibilidad del movimiento
y no como una manifestación de su debilidad.
También hay diferencias entre nosotros en cuanto a la lengua que se debe
utilizar para definir nuestras identidades: son "gay" y "lesbiana"
conceptos universales? ¿O son el reflejo de un enfoque "occidental"?
¿Es "queer" una mejor palabra? No sé cuál será el resultado de este debate,
pero creo que un movimiento que no deja de ponerse este tipo de preguntas
es mucho más avanzado, más estimulante e interesante de un movimiento donde
este tipo de preguntas no se les pone.

CHN:

2.- A qué premisas principales y fundamentales debe responder un activismo
eficaz y eficiente? Bajo qué criterios se debe definir una incidencia
política eficaz dentro del activismo LGBTI?

Renato:

Yo diría que la premisa fundamental es la correcta identificación del
problema que se enfrenta a nivel local y subir con una estrategia que sea
realista y dentro de sus propias posibilidades. Por ejemplo, si tu eres una
pequeña organización local y te das cuenta de que el problema principal es
la falta de visibilidad de las personas LGBTI en tu ciudad, entonces este
es el problema que debe ser al centro de tu trabajo y no lo de una ley
nacional de matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que esto puede
tratarse únicamente por una organización más grande, nacional (de la cual,
por supuesto, tu puedes ser un miembro). En cuanto a la eficacia política,
yo diría que cualquier que sea el nivel en el que tu estás operando (local,
nacional, regional), se necesita hacer aliados: entre otras organizaciones
LGBTI, y - sobre todo - entre las organizaciones no LGBTI. Si queremos
lograr cambios en la cultura o en la ley de nuestros países, tenemos que
hacer aliados, tenemos que hacer nuestra causa la causa de una sección más
grande de la población. A cambio, tenemos que demostrar interés y voluntad
de participar en las causas de nuestros aliados, de lo contrario no podemos
esperar que nos tomen en serio. Si tu decides, por ejemplo, que el
sindicato puede ser un buen aliado y poderoso en tu lucha, debes estar
listo y dispuesto a tomar parte en sus manifestaciones, si quieres que
ellos marchen contigo en el desfile del orgullo. Lo que quiero decir es que
si las personas LGBTI quieren que otros sectores de la sociedad civil
participen más activamente en la lucha por la igualdad LGBTI, nosotros,
como movimiento, debemos ser más interesados, con conocimientos y
conciencia política, sobre otras cuestiones, que en este momento no
percibimos como pertinentes a nuestra causa. Por ejemplo, si quiero el
apoyo del movimiento por la paz, no puedo decir que yo no estoy interesado
en la guerra en Afganistán porque "no tiene nada que ver con los derechos

LGBTI".

CHN:

3.- Cuáles crees que son los retos a futuro del movimiento LGBTI mundial en
un contexto en el que ahora se ven más los avances y alcances de nuestro
activismos y en el que los logros son cada vez más sorprendentes, pero
también en el que los obstáculos también parecen cada vez
más infranqueables? Ejemplos: Lo que pasó en Surabaya con la cancelación de la
Conferencia Regional de ILGA-ASIA (producto quizás del
ultra-radicalismo, ultra-conservadurismo y el fundamentalismo islámicos), versus, el impacto de la incidencia política eficaz de los grupos y activistas en el logro de la aprobación del matrimonio gay en Argentina o el logro de la IGLHRC al adquirir estatus consultivo dentro del ECOSOC en la ONU (ambos ocurridos muy recientemente)?

Renato:

Creo que el principal desafío para el futuro del movimiento es un doble
desafío, según el lugar donde está basada tu organización. Si tu estas en
un país donde tienes buenas leyes (matrimonio, anti-discriminación, etc),
el reto es... que no decaiga: tener una buena ley no significa
necesariamente que tu has tenido éxito en cambiar la cultura de la mayoría
de la población y todavía puedes ser el objetivo de ataques homófobos. Si
tu estas en un país donde hay leyes malas o no hay leyes, o hay mucha
violencia, el reto es... no ceder a la resignación y la desesperación: la
hostilidad que enfrentas proviene del hecho de que las agencias que
promueven la homofobia (los fundamentalistas cristianos, islámicos, etc.)
se dan cuenta cada vez más que están perdiendo la batalla y tratan de parar
con desesperación una ola de cambio que está afectando gradualmente a todo
el mundo. Como un movimiento mundial creo que el principal desafío para el futuro es encontrar el equilibrio adecuado entre la necesidad de recursos y aliados y
la necesidad de independencia. Ya he dicho que sin aliados no podemos
esperar para cambiar nuestra situación, pero también debemos ser cautos en
la elección de nuestros aliados, para asegurarnos de que a ellos no salga
de la oferta mucho más que nosotros. Por ejemplo, es agradable ver muchos
gobiernos occidentales que apoyan nuestra causa en el mundo, pero también
debemos asegurarnos de que nuestra causa no sea utilizada como una excusa
para llevar la guerra a países no occidentales, o – como se dice en este
tipo de situación - para "liberarlos".

CHN:
4.- Renato, entendemos que próximamente se realizará la Conferencia
Mundial de ILGA en Brasil. Ahora que tu período (teóricamente) termina y luego de
haber tenido tiempo suficiente al frente de la Secretaría Mundial de ILGA
por estos años para reflexionar en los avances logrados y los obstáculos
en el camino, en tu opinión, cuáles serán las próximas
prioridades que debería definir la Conferencia Mundial para el activismo y accionar de ILGA para los futuros años como referente regional y mundial?

Renato:

Desafortunadamente, en los últimos dos años el foco principal de nuestro
trabajo ha sido la reorganización de la oficina en Bruselas: ha sido una
tarea difícil, con decisiones dolorosas (como despedir a el Director
Ejecutivo de antes) y que consumen mucho tiempo (como el re-entrenamiento
del personal). Pero ha sido una tarea necesaria, a fin de recuperar la
confianza de los miembros y de los proveedores du fundos. Ahora que la
oficina está de vuelta en forma, creo que en la próxima Conferencia Mundial
tenemos (al menos) tres prioridades: (1) restablecer el nombre de ILGA como
la principal referencia para los actores no-LGBTI (organizaciones no
gubernamentales, gobiernos, medios de comunicación, universidades, etc)
sobre temas LGBTI a nivel mundial, (2) encontrar la forma de capacitar a
nuestros miembros para que puedan participar más activamente en el trabajo
de ILGA, y (3) continuar con el desarrollo de las estructuras regionales
de ILGA. La última, en particular, es esencial para la eficacia de
nuestras acciones en las regiones. Por el momento sólo contamos con dos
regiones donde el proceso de regionalización se ha desarrollado con éxito:
LAC y Europa. Tenemos que asegurarnos de que las demás regiones, en
particular Asia y África, al largo plazo puedan tener éxito también, a su
manera. Necesitamos regiones más fuertes para que los miembros se sientan
más implicados en el trabajo de ILGA y para que puedan construir alianzas
más fuertes a nivel regional.

Fuente: Renato Sabbadini para la CHN, foto cortesía del website de ILGA (www.ilga.org).

No hay comentarios:

Publicar un comentario