miércoles, 16 de junio de 2010

Nuevos retos para los/as homosexuales: Entrega 3 de 4.

Reto 3: Que no tengan que cargar con estigmas ni culpas por causa de dogmas, discursos religiosos y fundamentalistas.

Definitivamente todo sería completamente distinto en este mundo si en realidad curas, ministros, monjas, reverendos, predicadores, guías espirituales, chamanes, ayatolas, patriarcas, cardenales y otros bichos de tenor semejante en realidad dedicaran su tiempo y su práctica a predicar el verdadero amor al prójimo!

Los sentimientos de culpa y pecado que se crean sobre las consciencias de las personas cuando se les predica desde una visión radical, férrea, intransigente, arcaica, vetusta, obsoleta, fuera de contexto y poco pastoral, sin darles oportunidad alguna y sin facilitarles un espacio para tener su propia vivencia y expresión de fe y de personas con una vida normal como la de cualquier otro y otra, son de dimensiones inimaginables, y en la mayoría de los casos derivan en conductas agresivas y autodestructivas para las personas sexualmente diversas.

Por qué tenemos que cargar con discriminación, estigmas y condenas a las calderas más grandes del infierno cuando se nos pretende alejar del amor de Dios? Que no tenemos ya suficiente con cargar la condena social de no ser “normales” y se nos avientan toda clase de improperios y se vocifera en nuestra contra cuando se sabe sobre nuestra preferencia sexual, identidad o expresión de género?

Peor aún cuando quienes predican en los púlpitos y altares se ufanan de tener a Dios como ¨propiedad privada¨ y a quien solo se puede acceder por la “gracia e intermediación” de los ministros y reverendos susodichos? Nada más alejado de la verdad!

Y tan manchadas que están las religiones y desprestigiadas que están las vivencias de fe….. qué decir de tener la estatura moral y ética para hablar del amor de Dios y no condenar a personas homosexuales cuando estos/as mismos/as que predican el amor de Dios en público, violan a menores de edad y tratan de ocultar los escándalos a los que se ven sometidos públicamente por delitos de pedofilia?

Qué decir de aquellos ¨ministros¨ y ¨religiosos/as¨ que viven una doble vida (como homosexuales enclaustrados en sus parroquias, iglesias y conventos) condenando a quienes no hacen sino vivir libre y abiertamente y sin escondrijos ni tapujos su propia sexualidad y sin hacer daño a nadie en el intento?

No podemos culpar definitivamente a muchos amigos que conocemos que no tuvieron más remedio que ¨salir huyendo¨ de las Iglesias y de sus prácticas de fe, tan saturadas de homofobia, violencia, condena y discriminación y que distan mucho de una verdadera práctica del amor de Dios.

Homosexualidad? Todos y todas estamos expuestos y expuestas a ella y es una condición intrínseca a la naturaleza humana… resulta curioso pensar que el Jesús que se menciona en la Sagrada Escritura, estuviese todo el tiempo rodeado de doce hombres fieles a èl!?? Se predica a los cuatro vientos la condena a la homosexualidad, aunque esta palabra como tal no se menciona en la Biblia, pero nadie se detiene a pensar qué Jesús predicó el amor a Dios y al prójimo por sobre todas las cosas y, que sepamos, el prójimo no es solamente heterosexual, o si?

Por qué si Blanca nieves ha tenido el derecho a vivir con sus siete enanos… Alí Babá no tiene derecho a sus cuarenta cabrones?

No hay comentarios:

Publicar un comentario