martes, 30 de marzo de 2010


Esta redacción supo de última hora que la Universidad de Managua es la primer universidad que abiertamente discrimina por ¨preferencias sexuales¨ a sus estudiantes. De ser cierto, sentaría un grave precedente en el país al ser la primera y hasta ahora única universidad que abiertamente violenta el código penal de Nicaragua que estipula la discriminación por opción o preferencia sexual como un delito. El año pasado ya un colegio de educación secundaria les había negado el derecho a estudiar a unas compañeras Trans de Mateare y Nagarote.


Recientemente un joven tuvo que dejar sus estudios en esta Universidad cuando el diputado Mario Valle y presidente del consejo directivo de dicha universidad le negó el derecho a la educación a este joven.


El caso fue denunciado ante la el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, el Ministerio Público de Nicaragua y está de entredicho ante la opinión pública por uno de los diarios de mayor circulación del país.

Según se supo, Valle obligó al joven a cambiarse a otro horario de estudios con el fin de separarlo de su pareja y ¨evitar actos indecorosos¨ frente a los estudiantes de la Universidad.

Valle también es Presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional y dueño de la Universidad donde se dio el caso de discriminación.


Según se publicó lo que el joven dijo:
“Nosotros andábamos todo el tiempo juntos, en alguna ocasión nos tomábamos de las manos, pero nunca hicimos algo en público que se pudiera considerar ofensivo a otros, porque nunca nos gustó exhibirnos”. El 19 de febrero de este año fueron mandados a llamar y Valle le hizo preguntas ofensivas a su dignidad, al discriminarlo preguntándole ¿quien hacía del hombre y de la mujer?, respecto a su relación.

Luego de eso los profesores y la seguridad de la universidad le impidió entrar a la misma y asistir a clases. La pareja de jóvenes se volvió a entrevistar con el acusado Valle y contaron las intimidades de pareja que él - aparentemente de manera morbosa - quería escuchar.


Valle dijo que contra el otro joven, no tomaría acciones, pero le exigió que se cortara el pelo y se vistiera con ropa no ceñida al cuerpo. Pero en el caso del denunciante, de 20 años, debía pasarse a los cursos sabatinos si quería seguir estudiando.

La denuncia lleva su curso ya ante el Ministerio Público y la Procuradora Especial de la Diversidad Sexual, Samira Montiel, quien ya se ha entrevistado con el ahora supuesto delincuente Valle para conocer su versión sobre los hechos. Montiel afirmó que la próxima semana darán una postura oficial sobre los hechos.

La fiscal Soraya Ramírez dijo que darán seguimiento al caso y que se debe ser paciente debido a que este es un delito de discriminación que está recientemente tipificado en el código penal de la república y que por ser nuevo en nuestro país se necesita capacitar a los fiscales para dirigir las investigaciones sobre este tipo de casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario