jueves, 4 de marzo de 2010

¿Doble moral y matrimonios gays?…. ¨amaos los unos a los otros, como yo os he amado¨…. ¨y amarás a tu prójimo como a ti mismo…¨

Buenos Aires, Ciudad de México, Montevideo, Bruselas, La Habana, Amsterdam, Madrid, Toronto, Montreal, Berlín, Bogotá, París, Londres, Cape Town y ahora Washington D.C….. y la lista sigue creciendo…. cada vez son más las ciudades, países y lugares del planeta en reconocer igualdad y equidad de derechos para parejas homosexuales, incluido el matrimonio homosexual.

La CHN se regocija al saber que la capital de la nación estadounidense finalmente ha aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo como un derecho más para la comunidad LGBTI a nivel mundial. Pero…, es este el modelo ideal? Es el ejemplo a seguir?

Durante centurias el matrimonio ha sido personificado mayoritariamente por la comunidad heterosexual entendiéndose así la unión legal y ¨celestial¨ entre un hombre y una mujer heterosexuales. Pruebas más que evidentes nos han demostrado que no es más que una ¨institución¨, vetusta, arcaica, desgastada, obsoleta, caduca y mal practicada. Por qué?

La supuesta ¨santidad¨ del matrimonio se nos ha vendido como el ejemplo a seguir… como uno más de los derechos que las personas homosexuales debemos pelear y asegurarnos, pero revisemos el modelo que se ¨vende¨ y tratemos de reflexionar sobre otras opciones u alternativas.

En primer lugar el matrimonio, tal y como se conoce actualmente se ufana de defender ¨valores sociales¨… cuáles? No los vemos! Los supuesto ¨valores¨ que sí vemos todos los días son los de hombres machistas que golpean y maltratan a las mujeres y a los hijos/as para imponer su voluntad de ¨machos¨ en el ¨hogar¨.

En todos los periódicos, canales de tv, radios y sitios web especializados encontramos ejemplos de esta violencia todos los días! Y la igualdad, la equidad y el trato justo? Muy bien, gracias!

En segundo lugar, de qué valores estamos hablando entonces? Los de un hombre que abandona a la mujer para irse con otra/s sin mayor explicación ni compromiso, multiplicando así la violencia, la discriminación, la cosificación de las mujeres y los hijos/as, de los cuales puede disponer a gusto y paciencia como si fuesen de su propiedad?

Valores? Los de hijos abandonados por padres y madres irresponsables que no les brindan el más mínimo interés, amor y afecto y les dejan a su suerte, y que, caso de no se les brinde la debida atención, son el semillero potencial de futuros pandilleros/as y delincuentes, prostitutas y quién sabe qué más?

Valores? Los que ¨venden¨ las iglesias evangélica y católica quienes a vista y paciencia se ufanan de pregonar a los cuatro vientos sobre la ¨santidad del matrimonio¨ haciéndose de la vista gorda sobre la problemática de violencia intrafamiliar, violencia contra la mujer, machismo y cosificación de las mujeres negándoles liderazgo y autodeterminación como si ellas no son tampoco hijas de Dios?

A quiénes pretenden engañar? Es tanta la hipocresía y la mentira que hay detrás de todas estas farsas que hacen casi parecer que son totalmente ciertas y que están escritas en piedra.

La CHN se resiste al matrimonio precisamente porque ha demostrado su incapacidad y propuesta como modelo. De cuándo acá para ¨amar¨ a una persona hay que casarse? Por qué se pretende limitar y disminuir el amor entre dos personas a un nivel tan ínfimo como el de dos firmas sobre una hoja de papel?

No cabe duda que es un ¨derecho¨ más por el que lucha el gremio LGBTI y si es así, definitivamente se reconoce el hecho de que algunas parejas homosexuales aspiren a que se les conceda dicha ¨gracia¨ y estamos completamente de acuerdo con la lucha por los derechos LGBTI. Sin embargo, por las razones anteriores y otras muchas más, estamos completamente en contra de adoptar, fomentar y alabar modelos heterosexistas que no han sino demostrado que no son viables, nunca lo han sido y que no están a la altura de promover y fomentar verdaderos modelos de amor, afecto, cariño y aceptación entre las partes.

Amar a una persona se reduce sencillamente solo a eso: amarla! Eso es suficiente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario