miércoles, 24 de febrero de 2010

Aprender en el camino y aprender de nuestros propios errores (… al andar se hace camino y…se hace camino al andar…).

Errar es de humanos... cometer errores, equivocarnos, es algo intrínseco a la naturaleza humana. Pero si hay algo peor que equivocarse es cometer errores sobre los que previamente hemos sido sobre advertidos de su potencial aparición y alcances sin tomar las medidas preventivas del caso para evitar así la catástrofe.

En estos días en los que ha estado a flor de labios el tema de la Procuraduría de Derechos Humanos junto con todos los vaivenes y vivencias que el tema implica no podemos sino llamarnos a reflexionar sobre tales acontecimientos. Los grupos de la diversidad sexual durante muchos años, se han mantenido completamente al margen de favoritismos y complacencias de los gobiernos del país. Es curioso que recientemente esa tónica esté cambiando y que ahora varios grupos que dicen defender los derechos de la diversidad sexual "abanderan" y barajan sus propios candidatos en el ajedrez de puestos públicos que vive el país.

Desde sus inicios los movimientos feministas "amadrinaron" a los entonces incipientes grupos y activistas de la diversidad sexual. Durante muchos años les dieron su apoyo, acompañamiento e inclusive no dudaron en facilitarles alianzas, contactos nacionales e internacionales y hasta firmar documentos de entendimiento, pactos de acompañamiento y alianzas estratégicas.

Pero… como errar es de humanos, y todo se hizo rápidamente y sin cerciorarse debidamente de la calidad, la firmeza de voluntad y la madurez de pensamiento y del actuar de estos grupos, ya creciditos y sintiéndose envalentonados y sin la necesidad de seguir del lado de las feministas finalmente terminaron siendo seducidos por los cantos de sirena del gobierno de turno que a cambio de su preferencia y militancia partidaria y con engaños fútiles y promesas vagas que no tienen fundamente jurídico alguno les hicieron hacerse del lado de su equipo, en su cancha y ahora han dejado a las feministas tiradas al traste y a su suerte. Y ellas lo saben muy bien!

Pruebas de la seducción? Por qué creen que CEPRESI y el grupo ANIT (un grupo Trans) insisten tanto en apoyar al señor Omar Cabezas en este asunto de la elección del nuevo procurador de DDHH? Por qué no revisan el sitio web del grupo IDSDH (www.idsdh.org) y verán la bonita foto del señor Omar Cabezas que tienen en primera portada? Dudamos seriamente que todo esto vaya acorde con el actuar y el pensamiento de los grupos feministas del país que se mantienen a raya y en oposición al gobierno del dictador Daniel Ortega.

Lecciones a aprender? Muchas! Pero no creemos necesario mencionarlas porque esperamos que nuestras compañeras feministas hayan aprendido la lección. Sabemos que la aprendieron! Son lo suficientemente maduras para ello y por las propias particularidades de su movimiento (el cual respetamos mucho), no creemos ser los y las más indicados para exponerlas acá.

Lecciones para la diversidad sexual? Varias también y la mayoría van en el orden de NO caer en dicho juego. En primer lugar estos pocos grupos NO representan al total de la diversidad sexual del país. De hecho no hay un solo movimiento en Nicaragua que articule en su actuar a TODA la diversidad sexual. De eso estamos claros. Por tanto estos pocos grupos, no pueden hablar por todos y todas los que pertenecemos a dicho gremio.

En segundo lugar, la historia ha demostrado que el responder a favoritismos y clientelismos políticos resulta siempre sumamente caro. Son costos demasiado altos y se pagan siempre con creces! En tercer lugar, la mayoría de los grupos de la diversidad sexual NO queremos vernos involucrados en este bochinche clientelista-partidista bajo ninguna circunstancia. Como movimientos, grupos y organizaciones sociales, la población LGBTI siempre ha estado al margen de los gobiernos de turno y de los partidos políticos y esto debe mantenerse así.

Sea como sea que se le llame: falta de madurez, clientelismo político-partidista, intereses personales, intereses particulares de ciertos grupos, los y las nicas de la diversidad sexual no podemos permitirnos caer en esta trampa. Valoremos el espacio de la procuraduría especial de la diversidad sexual como tal, pero no caigamos en la trampa de apoyar al señor Omar Cabezas o a cualquier otro u otra dejándonos llevar por el cuento ese de que necesitamos ¨aval político¨.

Nada más absurdo y ridículo! Desde cuándo para defender nuestros derechos ciudadanos necesitamos ¨aval político¨? Desde cuándo para defender un espacio constitucionalmente adquirido necesitamos apoyar a un candidato de un partido político? Estamos defendiendo nuestro derecho ganado y para ello lo único que necesitamos es manifestarlo y estar dispuestos a defenderlo como ciudadanos y ciudadanas que somos. Con eso basta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario